Conclusiones de la V JORNADA ARTE Y EMPRESA Perspectivas, nuevas tendencias, cambios y necesidades en las alianzas de las instituciones culturales con las empresas y los ciudadanos

[…]

V JORNADA ARTE Y EMPRESA

Perspectivas, nuevas tendencias, cambios y necesidades en las alianzas de las instituciones culturales con las empresas y los ciudadanos15 DE MARZO DE 2017

Museo Lázaro Galdiano, Madrid

Un proyecto de: Museo Lázaro Galdiano y Asociación Cultura y Alianzas

Con el apoyo de: Secretaría de Estado de Cultura, Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

 

En un momento económico esperanzador, después de la aguda crisis internacional, y ante una nueva legislatura en la que el Ministerio anuncia realizaciones en este ámbito, pareció adecuado por parte del Museo Lázaro Galdiano y la asociación Cultura y Alianzas, que han mantenido una continuada actividad sobre estos temas a lo largo de la citada crisis con el programa “Arte y Empresa”, convocar una reunión de trabajo con reconocidos expertos para definir la presente situación y detectar sus peligros y potencialidades, así como los instrumentos y medidas que puedan contribuir a su mejora. 

Se reunieron 25 personas, representantes de los principales proyectos e instituciones culturales activos en alianzas con empresas y particulares, y de la Subdirección General de Industrias Culturales y Mecenazgo, buscando definir las necesidades del sector para un óptimo desarrollo, en beneficio de la Cultura, de las empresas y de la sociedad, así como presentar propuestas factibles que puedan ser de utilidad a los organismos que trabajan en estos temas. Debe considerarse un primer paso hacia un futuro de reuniones periódicas, algunas monográficas.

Los invitados a esta convocatoria lo fueron en su calidad de representantes de instituciones y proyectos culturales, y de las empresas que entran en alianzas estratégicas con ellos, asegurando una muy conveniente financiación mixta de la Cultura, con el objetivo de facilitar el acceso a la misma. Esta financiación mixta promueve la diversidad en la oferta cultural y define una sociedad que se implica y no delega totalmente en el ámbito político. En España el peso de lo público en la Cultura podría incluso considerarse excesivo, en detrimento del desarrollo de una auténtica sociedad civil.[1]

La Secretaría de Estado de Cultura apoya la acción de Cultura y Alianzas: http://www.mecd.gob.es/cultura-mecd/areascultura/industriasculturales/mecenazgo.html y la Subdirección General de Industrias Culturales y Mecenazgo ha participado activamente en todas las convocatorias de las Jornadas de “Arte y Empresa”.

Se coincidió en la conveniencia para el sector y para la Secretaría de Estado de alcanzar “logros compartidos”. En la pasada legislatura se crearon expectativas respecto a una nueva Ley de Mecenazgo, y aunque se consiguieron importantes avances en materia de deducciones fiscales, la sensación general fue de promesas incumplidas, algo que siempre debe evitarse en cualquier entorno.

En la reunión se contó con el bagaje de las conclusiones de las cuatro Jornadas Arte y Empresa que han tenido lugar en los últimos años, en las que se han tratado la mayoría de los temas relativos a las alianzas de la Cultura con las empresas y los ciudadanos. Estos temas han sido:

  • Ejemplos de buenas prácticas, 2013
  • Organismos públicos de fomento, 2014
  • Aprovechamiento de las mejoras fiscales en el mecenazgo de los particulares, 2015
  • El factor humano que contienen las alianzas empresa-Cultura, 2016.

Así como con los resultados del estudio cuantitativo realizado por Cultura y Alianzas y la Cámara de Barcelona, único en España en su género: http://www.culturayalianzas.es/estudio-sobre-la-posicion-de-las-empresas-espanolas-en-relacion-con-sus-alianzas-con-las-instituciones-culturales-realizado-por-cultura-y-alianzas-y-la-camara-de-comercio-de-barcelona-con-la-subven/

 

La Jornada se inició con la intervención del Subdirector General de Industrias Culturales y Mecenazgo, Rafael Carazo, que se recoge a continuación:

La Subdirección General de Industrias Culturales y Mecenazgo tiene dos cometidos, como su propio nombre indica, la promoción de la industria cultural y del mecenazgo.

  • En lo relativo al mecenazgo, dos son nuestras principales preocupaciones:
    •  Dinamización
    •  Reforma del marco normativo

Dinamización:

Conscientes de que el incentivo fiscal no está entre las principales motivaciones de los donantes y de que el marco legal actual no es tan desfavorable como se señala en los medios de comunicación, hay que establecer un verdadero esfuerzo para difundir y promocionar el mecenazgo desde un punto de vista didáctico.

¿Cómo?

  • Organización de encuentros
  • Publicaciones
  • Una web con información actualizada y fiable
  • Recomendaciones normativas
  • Ejemplos de buenas prácticas
  • Dar visibilidad a los mecenas

 

Todo eso se canalizará a través de “Cultura y Mecenazgo” que nacerá en el primer semestre de 2017 en el seno de la Dirección General de Industrias Culturales y del Libro y que tendrá como fiel referente el trabajo de la Mission du Mécénat del Ministerio de Cultura francés.

Mejora del marco normativo del mecenazgo:

Íñigo Méndez de Vigo, Ministro de Educación, Cultura y Deporte. Comparecencia ante la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados 29 de noviembre de 2016:

“En la pasada legislatura se sentaron las bases para el fomento al mecenazgo y se introdujeron importantes novedades, como el micro mecenazgo, enfocadas a democratizar esta práctica e incentivar a los ciudadanos a involucrarse con las iniciativas culturales. Pero hay que hacer más y soy consciente de ello.”

Peticiones habituales para una nueva Ley:

  • Incremento de los incentivos fiscales ya existentes equiparándolos a los de otros países de nuestro entorno, especialmente Francia.
  • Inclusión del mecenazgo de servicios como beneficiario de incentivos fiscales.
  • Inclusión de otros posibles beneficiarios de mecenazgo.

 

Otras posibles mejoras:

  • Incentivo a grandes donaciones.
  • Incremento de los límites en la base de la deducción.
  • Diferimiento a ejercicios posteriores del IRPF de las cantidades que no hayan podido aplicarse por el límite del 10% de la base liquidable.
  • Medidas para el reconocimiento público de la condición de mecenas.

La Subdirección General ha identificado más de treinta posibles mejoras en la normativa y trabajará en un texto consensuado con otros departamentos ministeriales afectados para posteriormente elevar su propuesta al Ministerio de Hacienda y Función Pública

 

El Subdirector General presentó a quien dirigirá “Cultura y Mecenazgo”, Néstor Nongo, Consejero Técnico en la Subdirección.

 

Los puntos tratados a lo largo de la reunión fueron los siguientes:

Atractivo y Visibilidad de la Cultura

  • Es evidente que la Cultura posee atractivo frente a empresas y particulares, como lo demuestra el éxito de los proyectos e instituciones representados en la reunión
  • Sin embargo, se ha producido un descenso de su atractivo relativo frente a otros ámbitos y también se ha perdido base social de la Cultura
  • Sigue sin considerarse parte de la RS de las empresas, y está fuera de las actuales aportaciones relativas a inversiones de impacto
  • La falta de visibilidad de la Cultura en los medios generalistas puede ser una de las causas del descenso
  • Desde el Ministerio se debería establecer una relación continuada en este sentido con los medios públicos y también con los privados
  • La Cultura debe ser objeto de una continuada “advocacy”, utilizando el término anglosajón[2]. Debería existir una “política de marca” de la Cultura, con unas características y valores reconocidos por todo el sector

Cambio de modelo y de paradigma

  • Nos hallamos frente a un nuevo paradigma en las relaciones entre instituciones culturales, empresas y ciudadanos
  • Se constató con preocupación y a la vez natural comprensión, cómo empresas que antes eran patrocinadoras de programaciones o proyectos, dejan de serlo o reducen sus aportaciones e implicación, creando a través de sus Fundaciones sus propias propuestas, que en la mayoría de los casos son más coherentes respecto a los intereses de empresa y les reportan mayores beneficios en cuanto a visibilidad y prestigio.
  • La solución a este alejamiento de antiguos patrocinadores debería venir con la creación, por parte de directores artísticos, programadores y gestores, de un público fiel a través de programaciones de interés real, con contenido, calidad, utilidad, que sean capaces de generar en el potencial o actual consumidor de cultura la idea de identificación con el proyecto o simplemente de que lo que se les ofrece les reporte algo como seres humanos e integrantes de una sociedad.
  • Con ello se crearía la sensación de cara al patrocinador/empresa de la existencia de un proyecto con fuerza y potencial suficiente para atraer a una masa de ciudadanos a los que poder dirigir con cierta constancia sus estrategias comunicativas, impidiendo que los equipamientos den la sensación de ser meros contenedores.
  • En un enfoque de futuro de Responsabilidad Social/Cultural Corporativa de las empresas, es muy importante que éstas tengan la sensación de que pueden invertir en proyectos, programaciones e instituciones que, aparte de darles prestigio y favorecer a su red de stackeholders, constaten que tienen una utilidad clara de cara a la sociedad. Esta utilidad se traduce en inversión de futuro y en la formación de ciudadanos que puedan mejorarla con las posibilidades que las empresas ponen a su alcance con sus patrocinios
  • En un contexto global, numerosos proyectos españoles resultan de un ámbito inadecuado
  • Las instituciones culturales deben saber alinearse con las estrategias empresariales
    • Existe una cada vez mayor profesionalización en las empresas
  • Buscar alianzas por zonas, con formato empresarial
  • Involucrar a toda la estructura
  • Implicación de las empresas en Consejos de las instituciones culturales
  • Debe buscarse la sostenibilidad en el quehacer de las instituciones culturales
  • Deberían plantearse ayudas para mejorar los departamentos de patrocinio de las instituciones culturales.
  • Resulta muy conveniente un enfoque transversal
    • Artistas y promotores
    • Cultura y Ciencia 

Ventajas fiscales

  • Una mejora global no puede esperarse hasta final de la legislatura
  • Mientras tanto, no se debería renuncia a ajustes en los coeficientes en los casos necesarios, como se hace periódicamente con los proyectos de especial interés
  • Frente a una generalización del “fund raising” por parte de numerosas y variadas entidades, no crece en paralelo la oferta de fondos. Casi con certeza, cualquier mejora en el trato fiscal a las empresas daría lugar a una respuesta más que proporcional
  • Por otro lado, un cambio legislativo no es suficiente, como muestran los ejemplos del micromecenazgo. Hace falta una política de sensibilización y de formación
  • Ello es especialmente necesario en el caso de las pymes, las cuales por otro lado son las más abiertas a relacionar a sus clientes con las audiencias de la Cultura[3

Necesidades de mejora en la actual legislación de mecenazgo

  • Debería aclararse la consideración de las contrapartidas, en línea con lo hecho en Francia. La restrictiva opción española hace perder atractivo a la legislación, que por otra parte no presenta significativas ventajas con respecto al patrocinio, regido por la legislación sobre Publicidad
  • También la mecánica de los “convenios de colaboración” debería cambiar, posibilitando su publicitación por las empresas además de las instituciones culturales como sucede ahora

Proyectos localizados lejos de las principales ciudades

  • La “succión” de fondos por las grandes ciudades es un fenómeno generalizado. El caso de Londres ha sido objeto de un amplio debate en el Arts Council[4]
  • Éste podría ser uno de los casos en que se ajustaran los coeficientes de desgravación, para aumentar su atractivo, como sucede con los proyectos de especial interés

Aportaciones en especies

  • Gozan del favor de las empresas y han resultado muy importantes, con brillantes realizaciones, cuando se trata de productos estrechamente ligados a la realización
  • También tienen sus peligros, por ello algunas instituciones culturales exigen siempre que vayan acompañadas de una aportación dineraria

Mecenazgo popular o ciudadano (micromecenazgo)

  • Frente al aplazamiento de la mejora en el trato fiscal al mecenazgo empresarial, se debería profundizar en el de los ciudadanos, brillantemente iniciado con la mejora introducida en 2015, que sitúa a España como líder en Europa
  • El éxito de toda reforma exige una labor pedagógica, que debería emprenderse
  • Sería muy conveniente la creación de una plataforma exclusivamente cultural
  • También lo sería la creación de la “casilla cultural” en el IRPF, medida de gran éxito en un país tan cercano como es Italia, y que no genera déficit

 

[1] Sobre sociedad civil, consultar la obra de Víctor Pérez Díaz.

[2] Véase, en este sentido, la aportación en el 30th annual Arts Advocacy Day, de la institución estadounidense Americans for the Arts, el pasado mes de marzo:

http://www.americansforthearts.org/sites/default/files/pdf/2017/events/arts_advocacy_day/FordSpeechINT03-15-17FINAL.pdf?utm_source=MagnetMail&utm_medium=email&utm_term=*protected email*&utm_content=ABCNY%5FNewsletter%5F4%5F17%5F17%20%20&utm_campaign=April%20News%20and%20Events

[3] Según pone en evidencia el citado estudio de Cultura y Alianzas y la Cámara de Barcelona

[4] Arts Council England’s response to « The contribution of the arts and culture to the national economy », a report by the Centre for Economics and Business Research, 7 de mayo de 2013