Observatorio de las Alianzas de la Cultura

[…]

El “Observatorio de las Alianzas de la Cultura” es el programa más reciente de la asociación Cultura y Alianzas. Una vez más, como es habitual en las actividades de esta asociación,  se busca no resultar nunca redundante sino cubrir vacíos existentes. Con el programa “Arte y Empresa” se dirigió a aspectos del coleccionismo no tratados hasta el momento, con “El público, de espectador a financiador” buscó hallar respuestas a las posibilidades que abría la legislación española sobre el mecenazgo de 2015, la más generosa de Europa para las donaciones de los particulares en lo que se denomina en la legislación española “micromecenazgo” y en la denominación francesa es “mecenazgo popular” o “mecenazgo ciudadano”.

Con este nuevo programa se crea un Observatorio,  muy interesante y original, “desde el Sur de Europa” abierto a experiencias de todo el mundo y a los procesos de su adaptación a las realidades de las sociedades próximas a la española, así como a los instrumentos originales desarrollados por éstas. Ante los cambios que se producen en las alianzas entre la empresa  y los ciudadanos y la Cultura, así como en el papel de los Estados en su fomento, se constituye una plataforma de intercambio de ejemplos de buenas prácticas de los países europeos más próximos a España, que resulte útil tanto para los profesionales del sector como para la toma de decisiones públicas.

A nivel mundial se están produciendo interesantes experiencias que muestran cambios en las motivaciones, en los sectores más activos y en los ámbitos temáticos y geográficos de actuación.  Prospera un nuevo protagonismo de las empresas en la Cultura, no ya en alianzas con terceros sino con programas propios y sobre todo con fundaciones propias. Este protagonismo cultural de las empresas está dando también lugar a una nueva forma de diplomacia pública, considerada ya por el equipo  de la asociación Cultura y Alianzas en una colaboración con el Real Instituto Elcano en el año 2010[1].

En el fomento de las alianzas, ante la desaparición fruto de la crisis económica de numerosas instituciones de la sociedad civil, el Estado adquiere un mayor protagonismo, como es el caso en España con la creación de la Unidad de Mecenazgo dentro de la Subdirección General de Industrias Culturales y Mecenazgo. En los casos de Italia y Portugal se realiza a través de organismos autónomos de sus respectivos ministerios de Cultura, el “Organismo Indipendente di Valutazione della performance” en Italia y el “Gabinete de Estratégia, Planeamento e Avaliação Cultural” en Portugal.

Históricamente en España, al igual que en otros países del Sur de Europa, se podría hablar de una cierta “filantropía mediterránea” inicial con rasgos propios. Ligada con frecuencia al rápido enriquecimiento en negocios coloniales y unida al contacto y la experiencia con sociedades más avanzadas. Extranjeros residentes, ilustrados o inversores, jugaron en múltiples ocasiones un importante papel.

Estos países presentan actualmente ciertas carencias con respecto a otros países europeos:

  • No contar con una tradición filantrópica como la anglosajona
  • Carecer de un Estado fuerte, también en lo cultural, como Francia
  • No haber tenido un capitalismo social, como el “capitalismo renano” de Alemania
  • Haber sufrido, en épocas relativamente recientes felizmente superadas, períodos dictatoriales siempre opuestos al desarrollo de la sociedad civil
  • No gozar del mismo nivel de riqueza y desarrollo que los países del Norte de Europa

Ello ha generado modelos e instrumentos propios y distintos, creativos a innovadores, adaptados a su sociedad.

Los éxitos españoles en la década de los noventa del pasado siglo fueron motivo de admiración mundial. Admiración que culminó en el Seminario “El mecenazgo empresarial de la Cultura en Europa”, en el Teatro Real de Madrid en la primavera de 2002, a instancias de la entusiasta Comisaria europea Viviane Reding y dentro de la Presidencia española de la Unión Europea, algo totalmente excepcional a este máximo nivel.

El Observatorio se constituye como un think tank de expertos con una sesión anual abierta al público y el apoyo de esta web. Siempre con la ayuda y activa participación de la Subdirección General de Industrias Culturales y Mecenazgo.

Los países con los que se intercambia son inicialmente Italia, a la que se le dedicó la Jornada de 2018, Portugal que será el país invitado en 2019 y Grecia, país en el que en el entorno de su aguda crisis económica las empresas han sabido hallar en el apoyo a la Cultura una interesante manifestación de su responsabilidad social.

[1] Real Instituto Elcano, El mecenazgo cultural internacional de las empresas: una contribución a la diplomacia pública (ARI),  Francesca Minguella. ARI 17/2010 – 25/01/2010